CAMBIOS IMPORTANTES EN LA VIDA DE LAS FAMILIAS GRACIAS AL PROYECTO

CAMBIOS IMPORTANTES EN LA VIDA DE LAS FAMILIAS GRACIAS AL PROYECTO

05 de Abril del 2018

COMPARTIR:

Con el análisis de la información generada al cierre del proyecto Vamos Adelante 2016-2018, podemos observar cambios importantes en la calidad de vida de las familias participantes. A continuación se hace un análisis más detallado de los logros alcanzados en cada uno de los ejes de trabajo.

 

AHORRO Y CRÉDITO COMUNITARIO

 

Un eje de gran importancia en el modelo de graduación es la capacitación y organización para el ahorro y crédito en grupo, ya que contribuye directamente a la seguridad alimentaria, el  empoderamiento de las participantes y su autoestima; y constituye la columna vertebral de la organización.

Es a partir de su ejercicio que se asegura que una vez que el proceso termina y las familias se gradúen dentro de este enfoque, los grupos permanecerán en la práctica de las capacidades desarrolladas.

Establecimos como indicador de graduación que los participantes al cierre del segundo ciclo de ahorro lograran ahorrar 10 salarios mínimos, así como su permanencia en el grupo de ahorro.  La constancia y confianza que se generó al interior de cada uno de los grupos y de las participantes permitió el logró de las metas establecidas en los montos de los ahorros.  En la línea de base, al inicio del proyecto pudimos registrar que el 82% de las participantes no ahorraban de ninguna manera y ninguna pertenecía a algún grupo de ahorro.

Obtuvimos buenos resultados en esta estrategia. El promedio de ahorro por familia en el primer año de trabajo fue de: $739 y para el segundo ciclo se duplicó el ahorro de las familias, el promedio llegó a $1,517. Los porcentajes de familias graduadas en este eje son:    el 72% de las familias.

 

SEGURIDAD ALIMENTARIA

 

Se encontró al inicio del proceso que el 91% de los hogares con los que trabajamos habían pasado por alguna situación de hambre en los tres meses previos a la línea de base, y el 80% de los hogares con menores de edad tuvo una situación de hambre con sus propios hijos.  A través de una alianza con HEIFER y la UAAAN se dieron talleres y acompañamiento técnico en agroecología y etnoveterinaria, se dotó de insumos y materiales para la producción de alimentos, se brindaron talleres de nutrición y preparación de alimentos.

Al cierre del pilotaje los participantes ya están produciendo sus hortalizas en sus traspatios. Con la estrategia de producción de alimentos en conjunto con la generación de ingresos logramos reducir de forma importante el hambre en los hogares. El 55.4% de la población con la que se trabaja ya no atraviesa por ningún tipo de situación de hambre en el hogar y en 81.1% de los hogares ya no hay situaciones de hambre en menores de edad.

 

MEJORA AL INGRESO FAMILIAR

 

En esta etapa del proceso de graduación se dio un acompañamiento a cada familia para el diseño de su plan de vida y de un proyecto de ingreso tomando en cuenta sus propias capacidades, experiencias y el contexto comunitario, también se otorgó el Capital Semilla necesario para desarrollar este negocio familiar. Mediante el capital semilla se financiaron 158 proyectos familiares de entre 4 y 18 mil pesos. El promedio de capital semilla fue de $8,900.

El giro de las actividades de ingreso se enfocó mayormente en negocios de compra y venta de productos diversos, también hubo elaboración de alimentos, apicultura, siembra de hortalizas, actividades artesanales, entre otros. En total se entregaron en la región 1.4 millones de pesos de Capital Semilla. Se brindó apoyo técnico/administrativo para la instalación de los proyectos familiares de ingreso y acompañó en su desarrollo.

Al cierre del pilotaje, se observa que el 67.6% de las actividades productivas continúan funcionando y las familias siguen trabajando en esta actividad, el 43.3% ha obtenido ganancias y ha reinvertido en su actividad productiva, en algunos casos han podido diversificar sus actividades. En el 32.4% se observa un riesgo ya que no se ha logrado crecer o mantener el flujo de capital en el negocio.

Al iniciar el proyecto el 82% de los hogares no contaba con ingresos suficientes para poder cubrir plenamente las necesidades básicas del hogar, ningún hogar tenía una actividad productiva propia rentable y solamente el 18% tenía ingresos suficientes para cubrir las necesidades básicas del hogar.

Al cierre tenemos que el 91.2% de las familias con las que trabajamos puede ahora cubrir sus gastos básicos en materia de alimentación, salud y educación y ahorrar; el 6.1% aún no puede cubrir sus gastos plenamente pero ya no se queda con algún gasto básico descubierto y hemos logrado reducir al 2.7% las familias que aún no alcanzan cubrir los gastos básicos. Los cambios son notables, pues el 97.3% de la población meta ha logrado cubrir los gastos básicos del hogar: alimentación, salud y educación.

 

 

DESARROLLO HUMANO

 

Dentro de este eje se consideran dos aspectos básicos dentro de la población con la que se trabaja, por una parte, el empoderamiento de las mujeres en cuanto a las decisiones que pueden tomar dentro de su hogar, tanto lo que se refiere a cosas básicas como su propio cuerpo y su salud como las compras diarias del hogar y las compras de algún bien familiar. Por otra parte, está la capacidad de gestión y organización, qué tanto las mujeres o personas con discapacidad pueden organizarse con las personas de su comunidad para identificar las problemáticas y poder hacer algún tipo de gestión.

Las mujeres y las personas con discapacidad que se encuentran en el grupo de empoderadas son las que ya están tomando decisiones plenamente en los tres aspectos que observamos, la salud, la capacidad de decisión sobre la economía de su hogar y sobre los pequeños bienes que obtienen. Las del siguiente grupo son las que aún están en proceso de empoderamiento, que sí han presentado un avance en su capacidad de decisiones en lo básico y participan en las decisiones del hogar, pero aún no lo hacen de forma autónoma, por último, en el grupo más pequeño están las que aún no pueden tomar decisiones ni en cuestiones muy básicas como su salud. 

Otra de las características que tenía la población al inicio del proceso era la baja capacidad de gestión y organización. Al inicio no se realizaban reuniones en las que pudieran discutir su situación comunitaria y donde pudieran tomar algún tipo de decisiones sobre cómo gestionar para resolver su problemática. Al final del proceso hemos logrado una transformación con las participantes dentro de ese rubro, la condición que hoy en día se tiene es del 65% organizándose, haciendo reuniones con sus vecinas para platicar acerca de las problemáticas locales.

 

Cerrar